Albañilería

 Albañilería en la Costa BravaExisten tres tipos de albañilería.

Albañilería simple: Usada de manera tradicional y desarrollada mediante experimentación.

 Albañilería armada: Es aquella albañilería en la que se utiliza acero como refuerzo en los muros que se construyen.

 Albañilería reforzada: Albañilería reforzada con elementos de refuerzo horizontales y verticales, cuya función es mejorar la durabilidad del edificación.

Mucho antes de empezar a construir una casa, ya debe haberse tomado una decisión no siempre fácil: Elegir el tipo de materiales a usar para la construcción de los muros de carga. No en vano, los cerramientos son el apartado con más peso específico en la determinación del coste final de la obra.
Aplicar la lógica es siempre la mejor manera de tomar este tipo de decisiones. Los muros de un edificio deben, ante todo, ser una protección fiable contra los fenómenos climáticos adversos. Por tanto un factor decisivo a la hora de escoger el material a utilizar será su comportamiento térmico. Mantener la casa caliente en invierno y fresca en verano, es el ideal a seguir para garantizar el confort de la vivienda. El contenido de humedad de un material, se relaciona directamente con su comportamiento térmico y con su resistencia a las heladas. Y la resistencia al fuego es otro factor muy importante a la hora de escoger un material, así como su permeabilidad acústica.Albañilería en la Costa Brava

     Para la elección del material con que se construirán los muros, hay que tener muy en cuenta la ubicación del edificio y el uso que se le dará. Si la casa va a estar en una zona ruidosa, por ejemplo una carretera o calle muy transitada, cabe preferir materiales insonorizados. También debe de tenerse en cuenta la resistencia al viento, la humedad, su peso y durabilidad y, por supuesto, la viabilidad económica a la hora de usar un material en concreto en lugar de otro tipo de materiales.
El ladrillo, el cemento y el hormigón están entre los materiales que mejor respuesta dan a esos factores.
Actualmente el ladrillo es de alta calidad y el material más versátil para la construcción de muros. En el mundo se fabrican ladrillos con 15.000 combinaciones de forma, tamaño, color y textura de la superficie.
En España se utilizan principalmente ladrillos huecos, lo que facilita un menor peso que disminuye la carga de la base. Además de reducir peso, ése tipo de ladrillo reduce la conductividad térmica de las paredes y permite que el grosor de los muros pueda ser menor.

Albañilería en la Costa Brava

     Características principales de los cerramientos de viviendas en España y especialmente en Cataluña.
Los muros exteriores tienen un espesor mínimo de 12-14cm. y se construyen con ladrillos de tamaño 28x14x10. A continuación del muro, se crea una cámara de aire, donde se coloca el aislamiento de un espesor mínimo de 4cm. tras la cual viene el muro interior construida con ladrillo de tamaño 50x20x7
El aislamiento de los cerramientos exteriores protege el edificio de las agresiones externas. Este mismo efecto se consigue, dependiendo de la región, con bloques de hormigón.
También es usual el uso de adornos en las fachadas, hechos con mampostería de ladrillo en otros formatos, con un espesor de 5cm. y que por tanto, no requiere acabado.
Para la construcción de los tabiques interiores se utilizan generalmente ladrillos de 7cm. Aunque en ocasiones se hacen tabiques con ladrillos de 14cm.